7 may. 2010

3 poemas de Elena Anníbali

150509

me enamoro de ud. señor juan gelman, me enamoro,

como las maestritas lo hacen del reader’s digest y de corín tellado,

como las azafatas, de la luz violeta y las postales de rodolfo valentino

como las adolescentes de ellas mismas cuando,

desnudísimas

se miran en los espejos nebulosos de sus baños


me enamoro de ud. señor juan gelman, desde este pueblo enfermo

donde hiede la costra de los muertos

la fiebre de los vivos

mientras preparo el café de la mañana

y lavo el orinal de mi padre enfermo

y más tarde trabajo y a la noche escucho

big bill broonzy

poniendo en orden el huerto, quemando

las alimañas

haciendo que lo perdido valga

que la tía escolástica labore sus telares


si supiera señor juan gelman cómo los ojos de ud.

me parecen así de bonitos

y contando sus trapos, sus fulgores,

considerándolo a la luz amarga de mi amor

me veo no tan joven, no hermosa,

pero sí verdadera, y ya no me alcanza

el pudor mentiroso de los desnudos ante sí

o ante los otros

para callarme, señor juan gelman

para callarme

(Inédito)



LOS ALBAÑILES ME GUSTAN


los albañiles me gustan


llegan en bandada, un día,

al terreno baldío, al gran hueco,

con su música de cuarteto

en las radios

llegan gritando, llegan

puteando al trompa,

codiciándole la mujer que nunca vieron,

llegan para lastimarse,

para caerse de los andamios,

para romperse la médula jugando

a los angelitos,

llegan para ponerle el hombro

al asunto


y el asunto es acarrear tierra,

arena, agua, cemento,

el asunto,

lo que los cogotudos de la zona

dirían business, es

hacerlo 8, 10, 12 horas seguidas,

con el sol bravo de la siesta,

hacerlo, con el viento sur

del invierno,

hacerlo cansados, poner

ladrillo sobre ladrillo,

sin llorar histéricos por ninguna

cuestión metafísica, porque el tiempo

que les sobra del día

-y siempre son miguitas-

hay que usarlo

para comer,

para bañarse,

para hacerle el amor a la mujer y mirar

cómo crecen los hijos


me gustan, los albañiles,

me gustan

porque todavía tienen tiempo

de gritarnos obscenidades a las mujeres,

de sonreírnos en la vía pública,

de hacernos saber que nos ven,

que nos escuchan el taconeo,

que se fijaron

en el brillo del pelo


me gustan porque cuando se van,

donde había un vacío,

de pronto hay una casa,

una casa armoniosa y a prueba

de tormentas,

es justo recordar de quién fueron las manos,

es justo

(Inédito)



EVA O EL SILENCIO

Torpe.

Torpe Eva de dientes podridos.

Buena perra de mala vida.


Madre:

en tu seco pezón no hay trigo.

No luz, sombra.

No pájaro, garra.

No ángel, cuero de ángel.


Amo, sin embargo,

la costilla de la que no participo,

costilla dura, vieja,

palo sobre palo,

silenciosa, no más.

Hueca.


Por tu costilla entra un aire de Dios.

Y el aire de Diso hace música.

Melaza honda de sexo,

carbón ardiendo

en la boca.

Cuando me enciendo,

me voy por ahí a gritar,

a decir algo.

A veces también gimo.


Soy yo, y estoy rota.

No digo,

gruño.

Soy una orilla. Y la otra.

La corzuela ciega.

Y el león.

La sed y el agua.

Me veo venir. Y me destrozo.

Me persigo.

El músculo que muere

alimenta al músculo que goza.


Soy yo.

A veces lo soy en serio.

No como esta noche,

no ahora.

Buena perra de mala vida.

Puta perra de mala leche.

Poesía,

hato de hambres.

Silencio.

(Las madres remotas, Ed. Cartografías; 2007)

Elena nació en Oncativo, Pcia. de Córdoba. Estudió Letras Modernas en la U.N.C, Facultad de Filosofía y Humanidades. Publicó dos libros: Las madres remotas (Ed. Cartografías; 2007) y tabaco mariposa (Ed. Caballo Negro; 2009).

http://jorgedipre.blogspot.com/2010/05/3-poemas-de-elena-annibali.html
Publicar un comentario