1 may. 2010

Lidia Morales: 3 Poemas

SALA DE ESPERA


la vida acá embriaga, desborda, se derrama en olores de leche y sudor
empuja desde adentro del vestido de esta mujer que tiene que sentarse con las piernas abiertas para dar lugar a la esfera misteriosa que el vestido apenas tapa
nadie ve la tela ni la tensión del ombligo: todos ven al niño cabeza abajo
flotando en su mundo como el colgado del tarot
jamás nunca tan feliz se sabrá como hoy
acá la vida se duerme en esa beba como desmayada en brazos de la abuela
late en la punta de los deditos traslúcidos
               ah quién va a protegerlos de la maldad

un brillo se derrama desde el labio de la bella
por el territorio de terciopelo rosa que se extiende hasta el cuello
y ese rulo leve adherido a la piel por la transpiración que exuda suavemente y la hace brillar como una porcelana del siglo diecisiete


la muerte por su parte
como la otra cara indispensable ha venido azotando la carne de la vieja
          pequeños heraldos como él decía
          señales de lo por venir
allí
por la falta
por la inquietud de que tal vez pronto falte
es que emana su perfume glorioso la vida
en el brazo que flamea sus trapos marchitos cuando envuelve amorosa a la nena

a la otra mujer la rodea un halo caliente y despreocupado
      se le ve en la ropa la leche que mana de pronto
      y acomoda el pezón a la boca del bebé que dormía en un bulto de tela

todos contemplamos embobados la raíz al aire de la vida
y el nene toma una a una las palabras que ella entre sonrisas le va desgranando

sólo se piensa en la vida acá
no se puede pensar en otra cosa.


HERMÉTICO


el poema hermético no quiere soltar
y se tapa la boca con sombras y cintas
se le caen algunos temblores por la comisura y asoma el borde de una palabra
pero enseguida tapa con hojas secas piedras
y ramitas



VARADA


qué hago aquí varada en mitad de la noche
había sacado pasaje hasta la mañana

tenía que aterrizar en la ventana abriéndose a la luz sobre el árbol

y al golpe de las persianas mariposa de madera desplegada en la pared
la voz de los vecinos los gorriones y los autos subiría como un himno

y no

estoy acá flotando en un silencio denso
como en la noche inquieta de un vuelo a España
         tiempo empantanado con zumbido de fondo

como caer del piso diez y tener
entre el quinto y el sexto
un par de horas para pensar en la caída
un limbo
un tiempo que no estaba hecho para vivirse
un error del engranaje

*

de un tiro hago la luz del velador sobre los muebles
les caigo encima como un tigre

ni se lo esperaban

          yo tampoco
          nadie hubiera imaginado que estaban ahí todo el tiempo
                creía inocente
                que se habían desvanecido como yo en la almohada

no les di tiempo a ponerse la careta cotidiana y
qué veo
       son absolutos desconocidos
       mezcla de monasterio y firulete

me cuesta reconocer que esa mesita decapitada
es la misma que vivía en un rincón del cuarto de la casa aquella

siempre estuvo ahí
siguiéndome en cada mudanza
obcecada
disimulando la grieta que le partía en dos el corazón de mármol
siempre estuvo ahí
pero nunca nos dirigimos la palabra

una extraña en mi propia casa.


Lidia Morales, 2010, de “Espacios”, libro aún inédito.
http://jorgedipre.blogspot.com/2010/05/lidia-morales-3-poemas.html
Publicar un comentario